Interbrokers es una empresa con un concepto de integración en un contexto Latinoamericano Global, celebrando nuestro vigésimo primer Aniversario de fundada.

Cuando fundé Interbrokers Insurance, en el año 1996 en la ciudad de Miami, lo hice pensando en un modelo de negocios con una diversificación global. Es decir, que debido a la naturaleza de nuestras operaciones, que iban a estar diseminadas por el territorio Latinoaméricano, la fortaleza iba a consistir en poder ofrecer un servicio de primera calidad, sin importar desde el lugar que se ofrece ese servicio, con tal de lograr satisfacer las necesidades de nuestros asociados y clientes. Y así se ha ido haciendo y así hemos seguido creciendo.

Una de nuestras fortalezas es que contamos con una infraestructura diseminada por diversas latitudes, comenzando por la ciudad original que vió nacer este proyecto, La Ciudad Del Sol Amada, Maracaibo, en Venezuela. Allí contamos con la valiosísima colaboración de nuestra querida Lilia, altamente apreciadas Matilde, la Sra. Daisy y nuestro ejecutivo de cuentas Henry Barrera.

En la Ciudad De Santiago de León de Caracas, Tenemos un maravilloso equipo “Todo Mujeres”, con la destacada participación de nuestra directora Regional Venezuela, Ninza Manrique, nuestra adoradísima Gloria Sarmiento, nuestra simpática Yolima Maestre, la siempre eficiente Yvone Abreu y nuestra recién incorporada Arelis Peña, quienes realizan una labor excepcional.

En Puerto Ordaz contamos con nuestro gran colaborador, Juan Carlos Ibarra.

En la Portuaria Ciudad de Puerto La Cruz contamos con la participación de nuestro querido Oscar Freites.

En la Ciudad de Houston tenemos la presencia de nuestra amorosa Thalya Rodríguez, con su siempre disposición ilimitada de servir; en El Paso, Texas contamos con nuestra extraordinaria colaboradora Gloria Pérez; y en MacAllen, Texas y en la Ciudad de Reynosa México hemos incorporado para nuestras operaciones del Norte de Mexico “NorMex” a la cariñosa Carolina Carreón.

Por supuesto que no puedo dejar de mencionar a nuestro personal de la oficina principal de esta empresa, localizada en Miami, Florida a nuestro director de operaciones y altamente apreciado José Luis Díaz, a nuestro insigne y querido colaborador Orlando Barreto, a nuestro apreciado Alfredo Yuen, a mis adorados hijos, Paul y Diego Rosales, así como también a nuestra más reciente incorporación Silvana Ghinaglia y por supuesto, este servidor quien les escribe junto a su bella esposa Jeannette.

Desde Los Estados Unidos le prestamos servicio a las Ciudades de México DF, Puebla, Guadalajara, Monterrey, Torreón y otras regiones.

Podríamos imaginar que con una diversificación de tal naturaleza, mi sueño de tener una operación infalible se ha convertido en realidad. Sin embargo, los últimos acontecimientos acaecidos en el continente Americano nos demuestran que por muy diseminada que sea nuestra operación, no existe tal cosa como infalible y pasemos a ver:

En Venezuela, por espacio de más de cuatro meses consecutivos, contados desde el mes de Marzo y hasta mediados de Julio, tuvimos una agitación social de proporciones descomunales, que obligaban a todo nuestro personal a cerrar nuestras oficinas y salir corriendo a buscar refugio o tener que quedarse y trabajar desde sus casas, sin la posibilidad de acceso a sus centros de trabajo en muchas de las oportunidades. Allí, nuestro personal sufrió los embates de las bombas lacrimógenas y hasta de granadas sin detonar en las escaleras de nuestro edificio.

Seguidamente, en la Ciudad de Houston y a principios de Agosto, se produjo una de las mayores inundaciones de la historia de Estados Unidos. En esa inundación, nuestra querida Thalya sufrió la pérdida de su casa y sus dos vehículos, pero más allá de lo material, el peligro que representó para su vida el haber pasado por semejante experiencia, que no deseamos a nadie que se repita. Thalya apenas se encuentra en periodo de recuperación, pero aún así, se mantiene firme en sus actividades de servicio al cliente y de ser nuestra ejecutiva de la línea de Riesgos Especiales, que tan eficientemente lleva adelante.

Gloria Pérez, que a la sazón vivía también en la Ciudad de Houston, corrió con mucha mejor suerte y no sufrió pérdida alguna y logró mudarse para la ciudad de El Paso, Texas, desde donde recientemente operamos para abarcar esa parte del Norte de México.

La inundación de Houston también nos hizo sufrir por el peligro que representó para mi hijo Ricardo, su esposa Kristal y mi nieto Máximo, quienes residen en Houston y estuvieron bajo una gran amenaza de ver sus vidas en peligro por espacio de un poco más de una semana.

Inmediatamente a la inundación y sin haber terminado de pasar el susto de Houston, en la Ciudad de Miami tuvimos la amenaza y visita del huracán Irma, que obligó a muchos a evacuar la ciudad y buscar refugio en otros pueblos o ciudades y a proteger nuestras propiedades y pertenencias. En nuestra casa, la familia Rosales tuvo la pérdida de árboles y la cerca exterior y la ciudad ahora sufre de taponamiento de los desagües debido a los escombros que fueron arrastrados, que hace que cada vez que llueve se experimente un tipo de inundación en nuestras calles y avenidas, dificultando el tráfico y el buen desenvolvimiento de las actividades.

Una de las experiencias más preocupantes para la familia Rosales durante el huracán Irma, fue que mi hijo Paul y su bella esposa, Anabella, estaban en los días de dar a luz a su primogénita Anna Sofía y no pudiendo evacuar por los riesgos que implicaba montarse en un automóvil por tantas horas, Anabella se tuvo que refugiar junto con su mamá, en el hospital en donde estaba previsto dar a luz. Finalmente y una semana después del huracán, el día 21de Septiembre a las 3:29am, nació mi bella nietecita Anna Sofía en excelente estado de salud.

Saliendo de Irma, se presenta lo inesperado, un sismo de gran magnitud en las ciudades de Mexico y Puebla, que derrumbó edificios y en donde perdieron la vida cientos de personas. Todos vimos horrorizados las imágenes de edificios cayéndose producto de ese movimiento telúrico. Una semana antes había ocurrido un terremoto en las ciudades de Chiapas y Oaxaca, que devastó esa zona.

Nosotros en Interbrokers Miami, llevamos a cabo una campaña de recogida de insumos para despacharlos a algunas de las zonas afectadas y en cuya campaña colaboró todo el personal de Miami, clientes y amigos.

Como ven, han sido siete meses continuos en donde en algún lugar de la geografía Americana ha ocurrido algún tipo de incidente o catástrofe natural que nos ha afectado personalmente y de una manera directa, por lo cual hemos tenido que tomar acciones con el objetivo de salvaguardar nuestras vidas y nuestros activos y que en ciertos casos, como lo fue en el caso de Thalya, fueron pérdidas cuantiosas.

No obstante todo lo acontecido y anteriormente relatado, todo nuestro personal y de manera gallarda, se ha mantenido al pié del cañón, brindando el apoyo y el servicio que requieren nuestros agentes y sus clientes, así como nuestra clientela directa, sin que se pueda decir que se ha dejado de prestar el servicio prometido en virtud de nuestro compromiso con ustedes.
Me siento orgulloso de poder decir que a pesar de las calamidades vividas, no solo ha sido la infraestructura montada de Interbrokers la que ha logrado que de una manera ininterrumpida se haya podido seguir brindando el servicio, sino que por encima de todo eso ha sido la determinación personal de cada uno de los miembros de esta empresa, lo que ha hecho la diferencia. Todos y cada uno de los miembros de esta organización y sorteando las peores dificultades ha tomado responsabilidad sobre su trabajo y lo ha desempeñado de manera cabal, a pesar de las inmensas y tortuosas dificultades que hemos vivido en donde quiera que laboremos, porque por increíble que parezca, allí hemos sufrido de una manera u otra durante este año 2017.
Es esa fortaleza como equipo la que hoy celebramos en la portada de esta edición del mes de Octubre. Un sincero homenaje a un equipo de hombres y mujeres que todos los días nos levantamos muy temprano con un objetivo en mente: ¡Servir!

Es este equipo el que hace grande e imbatible a esta organización de servicio. Son las mujeres y los hombres de Interbrokers para quienes las dificultades son el reto a superar cada día, con tal de poder estar allí para todo el que nos necesita. Es la voluntad de seguir trabajando a pesar de la adversidad y de continuar creciendo, para crear bienestar.
Por estas razones y por la motivación que cada uno de nosotros tiene para seguir adelante, es que hoy el homenaje de esta revista digital se le hace a todos y a cada uno de los miembros de esta empresa. Este homenaje es para las damas y los caballeros de Interbrokers.

Reciban todos mi agradecimiento por su inquebrantable voluntad de servir!

¡En Hora Buena!
Ricardo Rosales